Yidaki, ... vibración del alma

El Yidaki es un instrumento aborigen del norte de Australia, cuyo origen se remonta, según leyendas de esta ancestral cultura, al tiempo de los sueños o dreamtime; también es conocido como digeridoo, por el sonido que emitían los aborígenes australianos,(nombrado asi por los ingleses); hay Yidakis de diferentes tipos: de madera de eucalipto, de bambú, fibra de vidrio y poliuretano.

En la actualidad este instrumento es usado en diferentes géneros musicales, desde el jazz, hip-hop, reggae, hasta la la musica electrónica;además de sus usos en la musica, es utilizado para ejercicios de meditacion, relajación y respiración. No se necesita conocimientos musicales para la ejecución del instrumento,solo lo que necesitas es las ganas, paciencia y dominar la respiración circular.


En Australia, en el Noreste de Arnhem Land, nació este instrumento denominado internacionalmente " didgeridoo" . Los habitantes de este lugar, los Yolngu, lo llaman Yidaki (Yirdaki). El Yidaki, está estrechamente ligado a la existencia espiritual de estas gentes. Su principal función es la de acompañar un baile y a un cantante, sirviendo como instrumento de percusión, así como marcando el tempo para el ritmo de las canciones. Los mejores intérpretes de Yidaki, son aquellos que empiezan a tocar antes de haber sido circuncidados, que más adelante empezarán a tocar en ceremonias.

El Yidaki se ha convertido en un símbolo de Australia y en general es aceptado su uso por todo el mundo, fuera de contexto y para uso de puro divertimento. A pesar de todo, el Yidaki sigue siendo un instrumento cuyos orígenes son sagrados. El Yidaki es un instrumento de “orientación” masculina. En la sociedad Yolngu, las mujeres no pueden tocar el Yidaki.

El árbol del que normalmente se construye un Yidaki, es el “Stringy bark” (eucaliptus tetradonta) agujereado naturalmente por las termitas, que se comen la parte central del tronco. Otros árboles que también se utilizan en el noreste de Arnhem Land para construir Yidakis son el “Woolybut” y “Bloodwoods”. Los Yidakis pueden ser cortados a lo largo de todo el año. (Durante la época húmeda, la madera estará más blanda y mojada, y durante la estación seca más dura y compacta).

Existen muchos tipos de Yidaki, así como procesos rítmicos, según los clanes.

En el Noreste de Arnhem Land, los Yidakis tienden a ser más largos, por lo que la nota será más grave, cuanto más al oeste nos vayamos, más cortos y más agudos serán los yidakis. En el oeste de Arnhem Land el Yidaki se conoce como "Mago".

El Yidaki tiene su propio lenguaje, en el que la lengua cumple el papel más importante a la hora de transformar el aire en sonidos.

El Yidaki juega un papel muy importante en las ceremonias de los hombres, pero también es usado como instrumento popular para el divertimento de niños y mujeres. Las canciones pueden dividirse entre formales e informales.

Los Yolngu reconocen desde hace mucho tiempo poderes curativos al Yidaki a través de ejercicios de respiración. En algunos casos, el Yidaki es utilizado como medio de sanación física, dirigiendo y manteniendo su sonido sobre la zona afectada de la persona.

Hasta hace tan solo 100 años el didgeridoo tenía una distribución geográfica muy restringida:

• Top End (zona norte de Australia)
• Kimberleys
• Golfo de Carpentaria

A principios del siglo XX empezó a extenderse hacia el este y hacia el sur, especialmente debido al movimiento de los aborígenes hacia las misiones y asentamientos blancos. (como es el caso de Cape York, en el Noreste de Australia, las técnicas utilizadas a la hora de tocar el instrumento, son totalmente diferentes de las utilizadas tradicionalmente).

Durante el último tercio del siglo XX, el turismo ha sido uno de los elementos más importantes en la difusión del didgeridoo a través de Australia, y por supuesto en el mundo, lo que ha llevado a una explotación a veces sin ningún respeto a los dueños tradicionales de este instrumento.

Arnhem Land

El “Top end” es la región norte de Australia, a veces incluyendo el noreste de Western Australia y las numerosas islas del norte como Groote Eylandt Bathurst, Melville Islands y archipiélagos como las islas Wessel. Al encontrarse bien por encima del Trópico de Capricornio, tiene un clima tropical monzónico, con una estación seca y otra húmeda. Parte de esta región del Top end, se llama Arnhem Land, que empieza al este del parque nacional de Kakadú (meseta de Arnhem Land), hasta el Golfo de Carpentaria. Tiene una superficie de unos ciento cincuenta mil kilómetros cuadrados. Esta región es tierra aborigen, por lo que se requieren permisos especiales para entrar (a través del Northern Land Council).Es una región de gran riqueza biológica, con numerosos ríos y vastos bosques de eucalipto.Es una de las zonas de Australia, donde se han encontrado las pinturas rupestres más antiguas.

Arnhem Land es un tesoro, tanto por su diversidad como por su riqueza ecológica y cultural; Tierras en las que los ancestros de los habitantes actuales, se dice pudieron haber llegado hace unos 60.000 años, durante un periodo de glaciación, en el que el nivel de los mares se encontraba más bajo, se dieron sucesivos periodos como este a lo largo de miles de años.Arnhem Land es la cuna de una de las culturas más antiguas del mundo y de este fascinante instrumento que es el Didgeridoo/Yidaki; la Voz de la Madre Tierra.

El Yidaki se ha convertido en un instrumento de unión entre aborígenes y hombre blanco (bálanda), abriéndose además nuevos horizontes musicales que combinan la tecnología y música contemporánea con músicas tradicionales.

En los últimos años ha crecido mucho el interés por el Didgeridoo en todo el mundo. De ahí la importancia de entender los orígenes y el contexto en el que se usaba y se sigue utilizando.


En sus orígenes, el didgeridoo fue creado a partir de troncos muertos de árboles, principalmente eucaliptos, con su interior roído por la acción de las termitas. Al limpiar el tronco en cuestión se obtiene un tubo largo que se hace sonar haciendo vibrar los labios en uno de sus extremos. Esta vibración, al ser amplificada por las paredes del tubo, genera su fantástico sonido. Es posible modular la vibración obtenida, moviendo los labios y la lengua, o sumando a la vibración sonidos surgidos de la garganta.

Un didgeridoo, usualmente, mide entre 6 y 12 cm de diámetro, y su largo puede variar desde aproximadamente 50 centímetros hasta dos metros o más. El largo del instrumento determina la gravedad de su sonido. Algunos presentan un ensanchamiento en su boca inferior, semejante a una trompeta. Muchas veces, la boca superior, por la cual se sopla, presenta una cubierta de cera de abejas, para prevenir la irritación de los labios a causa del roce.

Una de sus particularidades es que se puede tocar durante un tiempo ilimitado mediante una técnica denominada respiración circular, que consiste en mantener continuamente una cierta presión de aire en la boca, inhalando aire por las fosas nasales.

Ya en tiempos remotos los aborígenes hacían uso de las propiedades del digeridoo, como símbolo cultural e identificativo de su procedencia, para ritualizar en distintos contextos las bases de su existencia. Se ha usado ancestralmente como objeto ritual y de mimetización teatral con el entorno, como acompañamiento de la voz y también como instrumento solista. Dentro de los clanes aborígenes, y todavía hoy en día, denota distinción en el rango o casta de las capacidades del músico que lo toca. Generación tras generación es transmitido un sistema propio de ser tocado por los clanes en cuya procedencia tiene sus orígenes el didgeridoo, en el noreste de la Tierra de Arnhem (Territorio del Norte, Australia). Estos remiten físicamente el sonido, de padres a hijos, de maestro a alumno, con tal de transmitir el conocimiento en las complejas técnicas utilizadas para tocarlo.

Las connotaciones arcaicas y el sonido característico del didgeridoo lo convierten en un instrumento óptimo para la musicoterapia, tanto para el que toca –que puede utilizarlo como instrumento para guiar sus meditaciones, al tener que observar constantemente el sistema respiratorio–, como para el que escucha. Podemos inducir a estados de relajación profunda, al mismo tiempo que guiamos el viaje y sus dinámicas, a través del ritmo y la respiración. Aparte de las cualidades terapéutico-psicológicas, también podemos utilizar el sonido para masajear el cuerpo de un paciente a nivel físico y energético, desbloqueando tensiones musculares, contribuyendo positivamente a la reparación de fracturas óseas y aumentando el nivel de entropía en el cuerpo.

A este instrumento se le denomina con muchísimos nombres entre ellos los siguientes:
aritjuda - arrawil - arwirr - dawurr - dhambirlpirl - djalapun - djalupudjalupi - djubinj - didgeridoo - didge - didjeridu - didj - emu - eboro - eboragangbag - ganbag - ganbi - gindjungarg - gurulung - gurrmurr - gunbarkihanbilgbilg - ihambilgilgilg - kanbi - kulumbu - ledelay - magumaluk - o-mol - yiragan - yiraka - yiraki - yirdakiyidaki - yedakiyiraga yigi

1 comentario:

Loic dijo...

Como ya he comentado anteriormente en otro apartado...... simplemente señalar que gran parte del contenido de este aprtado, no todo..... es un copia-pega de mi pagina web www.balanda.es de la asociación nacional de didgeridoo y arte aborígen, ya que pones la información gracias por al menos señalarnos como la fuente de orígen de esta información, para los trozos seleccionados....
Gracias de nuevo.
Loïc- www.balanda.es

Loading...