Judith Beveridge

Judith Beveridge nació en Londres, en 1956. Vive en Australia. Ha publicado los libros de poemas: La domesticidad de las jirafas (1987); Un paracaídas de azul (1995) y La gracia accidental (1996). Ha ganado diversos premios de Poesía en Australia.
.
Se ha desempeñado como docente de Literatura y como colaboradora habitual de revistas y periódicos en su país. Fue incluida en la Antología de Poesía Contemporánea de Australia, editada por Trilce Editores, Bogotá, 1997.
.
Desde muy pequeña emigró a Australia. Su poesía ha recibido númerosos premios. En 1999 fue invitada al FIP de Medellín, Colombia



Situación

. Ahora anochece sobre las casas.
¿Quién vive en ellas?
La calle es un sello negro
que mi voz no logra romper.
Sola, subo a mi cuarto
mi corazón está callado y caliente
como arena donde sólo el solha cruzado por siglos.
Desde las otras casas escucho
voces, humedecidas con risas.
Los corazones de los niños burbujean
dentro de ellos como grumos de sorbete.
Mi lengua está muda como un feto.
Ni siquiera puedo recordar
poemas para instalarlos como rejillas
sobre este abismo de silencio.
Esta noche, si los sueños llegans
erán pequeños y distantes.
Ninguna luna desafiará
lo negro del infinito.

@Judith Beveridge



Habla Arittha el entrenador de buitres

Llevo una jerga
empapada en aceite
para limpiar sus cabezas.

Yo te he oido decir
el deseo es sólo un velo.

He adiestrado a mis pájaros
a traer mis alimentos
aún desde el Osario.

De noche los he mantenido
en el celibárto
de sus crestas, las alucinaciónes
de un ayuno.

A veces quisiéra haber sido
el hijo de un encordador de cítaras
y haber trabajado sólo en la fiesta de la música.

De niño solía pasear
sobre la hierba interminable
atrapar ruiseñores
y ensartarlos en estácas afiladas.

Mis manos estan cicatrizadas
con marcas de garras.

Te escúcho ofreciendome
un platillo
desde el hueco de tus manos.

Sí por unirme al Sangha
desenredaré
el hilo de sangre
al cuál estoy unido?

Quizas, algún día
mire
dentro de una vasíja
y vea
mi cabeza desnuda.



@Judith Beveridge



El mar


Por ahora el mar debería haberme calmado,
una mujer corre las cortinas a través de la distancia
tenue dentro de la espuma del mar y la niebla,
así va la luna raspando

a través de mi visión,
como un cauri que desaparece bajo
el rápido oleaje.
El viento me calma,
las nubes claman y reclaman
la ráfaga a través de mi ventana

donde ninguna gaviota renueva su grito
todavía ningún sol azota la luz gris del mar,
todavía están las mismas apuradas mañanas,
y los mismos horizontes.

Donde cada día el mar
y el cielo convergen
hasta que el aire
comienza a ser tangible,
mis nervios se juntan
en el espacio blanco
entre el reposo
detrás del picaporte
y mis ojos cerrados.

Algunos marineros
se juntan en el aire.
Como páginas saladas
las cortinas soplan
como enormes olas sin gaviotas
que les ofrece lo que ya conocen del oleaje…

El cardumen que es parte del alma madriguera
dentro de aquel hoyo,
hambrientas
y preparadas para morir.

@Judith Beveridge



Una mujer en el puesto de la feria

Ella rompe la forma encima del cántaro.
Me gusta mirar cómo la luna
agrega hielo a la orilla transparente de sus labios.
Ella prueba para que sea muy picante,
yo la observó a suficiente distancia;
esos palitos de cimarrón flotando en medio
de sus largas y planas cucharas.
¡Ah! puede que haya un pájaro aleteando
fuera de la inmensa maleza.
Por su dulce oasis, donde el hombre también
huele a suspiros de cedros y polvo,
es él quien ha venido a pagarse a si mismo.
Escucha el dúo de cucharas y brazaletes…
Mira su rostro encima del vaporoso cántaro.
Encima de la dilatada leche donde la imagino
solitaria con todos sus recientes disfraces;
abierta a las intimidades de su sed de aquellos días
llenos de escenas, de tierras sombrías,
de anhelos agitados ante la oscuridad.
Del remoto sonido de las dunas moviéndose
bajo las alas del pájaro.
Son el sonido bucal que hace su mirada,
encima de su líquido trémulo.

Ella examina los ingredientes,
las cucharas van adentro,
y sus brazaletes rebanan el aire
con una música suave de marimba;
la misma que tú has escuchado en algún remoto lugar.
Así es como prepara la más solitaria de tu tarde…
Ella absorbe la última cuchara, moja el aire,
revuelve los granos picantes de las hojas verdes

de la belleza esta mujer que nos llama hacia adentro,
nos dibuja su talento
en un aromático artificio,
como una ilusionista,
y sabe lo que puede y lo que no debe ganar
Desde aquel inconmensurable filo…
esta mujer que trabaja en la ardiente suplica
de su ilusión, de su distancia,
aquellos que la escuchan cualquier cosa que pueden,
en medio de suaves resoluciones y enormes brazaletes….

Ella sopla el fino silbido del vaho,
lentamente como si sostuviera en sus labios
la húmeda mejilla de aquel hombre,
si bien ella consuela a todos
los que han venido arrancando de algún lugar
para dibujar en la calle la necesidad de la ternura.

@Judith Beveridge



El nudo

Grennan toma otra hebra de la cuerda entre sus dedos,
la mueve como un avión. Entonces la entrelaza
dándole dimensión, utilidad y belleza,
luego, de su botella se toma un trago.

Sopla como si fuera a dar un tono de corneta;
moviendo de nuevo sus dedos delicadamente,
como si estuviera cantando los versos gracias al ron,
o los salmos en el alfabeto de los sordomudos.

Davey dice: ‘Él tiene una docena mas’, sus dedos
también hacen camino en un laberinto,
yo persisto mirándolo maravillado
como este hombre que todo el día hunde los rollos resbaladizos,
en piezas de los motores.
Y culmina adentro de la trementina,
que corre por sus dedos.

Son esas manos que han sentido
la brutalidad helada del mar
y el nido lúgubre cruzando la matanza de gaviotas
las que pueden hacer una mancha minúscula,
dar vuelta y conjugar la belleza.
Él se limpia su boca con sus mangas
dejando una mancha impasible, estrecha en el mar
un liquido sangriento a las afueras de Noruega.

Entonces consciente de que lo he estado mirando
mueve el nudo como si este fuera un pez vivo
y hendiendo el pulgar lo abre con un golpecito
y le da vuelta para que las aletas trencen algo,

o se da vuelta y lo tiende ante la lengüeta
y lo tira desde su garganta…
Siento un desenmarañamiento dentro de mi
como si fuera la segunda hendidura que tengo que decidir:
si pescarlo o no.


@Judith Beveridge

No hay comentarios:

Loading...